III ENCUENTRO DE POESÍA EN RED - Alcalá de Henares -18.09.2010

sábado, 21 de noviembre de 2009

QUE SUSTO

Llevo tiempo queriendo contar una historia que le paso a mi madre , la noche de halloween. Mi sobrina Patri le comentó a mi madre unos días antes de Halloween: Abuela,, mis amigos van a venir a pedirte caramelos, y tu tienes que dárselos, sino te van a manchar la fachada. La contestación de mi madre fue, déjame de historias y aquí que no venga nadie. La cosa quedo así, nadie volvió acordarse de nada. Llego la famosa noche, mi madre estaba sola en casa, llamaron a la puerta, sorprendió, pero abrió, pensado que igual pasaba algo. Cuando abrió la puerta los ojos estuvieron a punto de salirse fuera de órbita, delante de ella había unas figuras vestidas de blanco, cada una con una luz, pensó, que la santa compaña había venido a buscarla. Cuando los chicos empezaron hablar para pedir los caramelos, ella ya no quería saber nada, lo que quería era que la dejaran en paz. Por supuesto le dejaron toda la fachada llena de calabaza. La Santa Compaña, es una leyenda popular gallega, se supone que es una procesion de almas, que salen a partir de las doce de la noche, en busca de otras almas que estan a punto de morir, van vestidos con sudarios blancos y cada uno de ellos lleva una vela encendida.

15 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Hola:
Mi abuela contaba (aldeana asturiana) historias de la santa compaña. Una noche de verano, desde el corredor de casa, contando cuentos de monte, de lobos y caballerías, esta fila de "almas" pasó cruzando el pueblo. Nosotros... (mi prima y yo teníamos doce o trece años)... y en su cara solo había una sonrisa.
Serían cuatro vecinos con velas... quiero pensar, jeje.
Un beso.

Felipe dijo...

Las tradiciones de los pueblos,a veces,perviven dede la Antigüedad y lo que pervive no siempre es lo más hermoso y lo más gozoso.

Un abrazo

Lembranza dijo...

Pués yo te diria, no creo en ellas, pero haberlas ailas, no se yo que pensar. En el caso de mi madre su imaginación le jugo una mala pasada, solo eran los amigos de mi sobrina, chiqullos de 13 y 14 años, con más ganas del misterio y la emoción, que encierra la noche de halloween que los caramelos. Aunque ella como tu abuela,si cree en las almas en pena. Un abrazo

Lembranza dijo...

Es cierto felipe, hay tradiciones que te ponen los pelos de punta, tirar una cabra desde lo alto de campanario, ponerle fuego a los cuernos de un toro o quitarte el diablo que llevas dentro, muchas veces a costa de su vida. Estas son algunas de las muchas que hay. Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Pues la Santa Compaña existe. Eso es seguro.
Como existen otras muchas cosas en las que creemos sin haberlas visto...

ROCIO dijo...

Amiga es que en Galicia creeis en las meigas y demás familia, yo no pero todo será que un día se me aparezca una por el pasillo.

Un abrazote.

Rocío

Lembranza dijo...

Mi madre piensa igual que tu Mariajesus, yo ni creo ni dejo de creer, por si acaso. un abrazo

Lembranza dijo...

Jajaja, eso Rocia, por si las moscas. La verdad es que a veces ocurren cosas tan raras que te da que pensar. Un beso guapa

Lao dijo...

Acá en Argentina se comenta que están importando ese tipo de tradiciones. O sea, estan internacionalizándose las costumbres con aquello de la globalización.Es muy probable que reaccionaría como tu abuela, pero creo que va a ser mejor contenporizar con los niños que ponérseles de punta. Acá se acostumbra decir que "brujas no hay pero que las hay...las hay", ésto debe tener un parentezco con ustedes. Un beso.

Poetiza dijo...

Un gusto leerte.-Por aca por mi ciudad hace unos años, manchaban las fachadas de las casas, con huevos frescos, pero intervino la policia y esa practica quedo atras, ahora todo es pedir caramelos. Has hecho que recuerde que una vez mi cada lucio embarrada de huevos. Besos, cuidate.

Lembranza dijo...

tienes razón lao, la gente mayor prefiere sus tradiciones y poco sabe de las de fuera. Yo siempre digo, haberlas ailas. un abrazo

Lembranza dijo...

Pues lo de dejar la casa perdida de calabaza la verdad no gusta, hay que respetar los gustos de las personas. Gracias por venir un beso

Anónimo dijo...

Tu madre es igual que la mía, dice que se le aparecen almas. Creo que es el vinillo que se toma. Un abrazo

Anónimo dijo...

Historias para no dormir, al menos eso era lo que me pasaba a mi, cuando me las contaban. UN saludo

El ave peregrina dijo...

Tradiciones de nuestros antaños y algo de verdad segurísimo que hay.Como bien dices: "Haberlas ailas"

Me encantó pasar por tu bloc.

Un fuerte abrazo.